Inicio    Información    Historia    Exposiciones    Feria de Cerámica    Fiesta del Càntir   Actividades    Tienda    Enlaces     Contacto

LA "FIESTA DEL CÀNTIR": HISTORIA

Los inicios de la fiesta se remontan al siglo XVII, con la celebración del "Aplec"* de Santo Domingo

Según parece, a mediados del siglo XVII una grave epidemia o peste propició que los habitantes de Argentona buscasen ayuda en Santo Domingo, considerado entonces como un santo protector de les aguas. Las oraciones tuvieron su efecto y desde aquellos años Argentona, en agradecimiento al santo, celebra el día 4 de Agosto la festividad de Santo Domingo, primero como "aplec" (romería) de carácter religioso y festivo, más tarde como la fiesta patronal de la población.

En dicha fiesta, Argentona renueva el "vot de poble" (promesa del pueblo) hecho al santo y bendice las aguas de la fuente de Santo Domingo según un ritual creado expresamente para la ocasión, siendo el único que actualmente se conserva vivo en Cataluña.

Esta celebración llegó a tener gran fama en toda la comarca, hecho por el cual llegaba hasta Argentona gente de los pueblos de los alrededores. Actualmente la fiesta congrega miles de personas procedentes de todas partes de Cataluña, el Estado español e, incluso, del extranjero.

Popularmente se creía que las aguas de la fuente de Santo Domingo tenían poderes curativos.

Popularmente se creía que las aguas de la fuente de Santo Domingo, un vez bendecidas según el ritual tradicional, tenían propiedades curativas para las fiebres y males de todo tipo, siempre y cuando el agua fuera puesta en un botijo totalmente nuevo. Debido a esta curiosa condición, alfareros de las poblaciones cercanas acudían para vender sus productos de barro, y muy especialmente el botijo, el recipiente más solicitado por el público asistente.

Desde el año 1951, el día de Santo Domingo se celebra como la "Festa del Càntir", iniciándose su numeración correlativa. Desde entonces, cada año se reproduce un modelo de botijo diferente, extraído del amplio repertorio de la alfarería tradicional y que es, en cierta manera, el símbolo de la fiesta del año correspondiente.